Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Unidad, igualdad y poder: ¿pueden las razas unirse?

Sue Ballew St Clair | Abr 21, 2022

PARTE 1 IN SERIES El poder del amor para transformar los corazones

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Sue Ballew St Clair | Abr 21, 2022

PARTE 1 IN SERIES El poder del amor para transformar los corazones

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El principio primordial de la Fe bahá’í, la unidad de la humanidad, tiene profundas implicaciones para toda interacción humana. Abdu’l-Bahá, en una charla que dio en Washington, DC, hizo una promesa:

Cuando los elementos raciales de esta nación americana se unan con verdadera camaradería y acuerdo, las luces de la unidad de la humanidad brillarán… Esta es la bendición y beneficio de la unidad; éste es el producto del amor.

A estas alturas de la historia, muchos conocen y creen en la unidad de la humanidad, un término que suele salir fácilmente de nuestros labios. Sin embargo, me encuentro reflexionando sobre lo que realmente significa.

Me pregunto: «¿Qué aspecto tiene esa unidad en la práctica? ¿Qué conceptos subyacentes son necesarios para avanzar hacia una unidad de pensamiento y una verdadera unidad de la humanidad?»

RELACIONADO: Trayendo una nueva era para la humanidad

La unidad y la homogeneidad

En la búsqueda de la unidad, sé que uno de los primeros sinónimos importantes que hay que limpiar de nuestros corazones es la palabra «homogeneidad»: la misma nacionalidad, la misma cultura, la misma religión, pensar de la misma manera, actuar de la misma manera, vestir de la misma manera, vivir en el mismo tipo de barrio, enviar a nuestros hijos al mismo tipo de escuelas. Este tipo de homogeneidad significa que, físicamente, debemos tener el mismo color de piel, la misma textura de pelo y los mismos rasgos faciales. Nuestros nombres, estilos de vida y patrones de habla deben estar dentro de un rango de uniformidad aceptable.

Esta enfermedad de la homogeneidad afecta a nuestras vidas tanto consciente como inconscientemente, porque, por supuesto, es imposible que todo el mundo sea igual.

Sin embargo, aunque hablemos de que la meta es la unidad de la humanidad, lo que algunos realmente buscan, consciente o inconscientemente, es a aquellos que parecen, piensan y creen igual que ellos. Los pueblos del mundo, durante generaciones e incluso siglos, se han dividido por estos mismos medios. Así que, una vez más, tengo que preguntar «¿Qué significa realmente la unidad?»

Unidad y poder

En todo el mundo, los grupos con poder y control se perciben a sí mismos como superiores. Todos dentro de esos grupos tienen privilegios asignados que ni siquiera se reconocen como tales, sino que se ven como «vida normal». Los miembros de estos grupos poderosos y privilegiados perciben al «otro» -a cualquiera que se identifique como que no encaja- como inferior e indigno de los mismos privilegios. Además, se asignan a esos «otros» términos negativos, degradantes y deshumanizantes para justificar cualquier maltrato.

En Estados Unidos y en otras naciones, esta alteración se llevó al extremo con la esclavitud. El racismo se creó para justificar esa esclavitud. Atributos negativos como «poca inteligencia, sumisos, perezosos y buenos para nada, pero también temibles, beligerantes, iracundos y excesivamente sexuales», fueron algunos de los términos de alto nivel utilizados para definir al grupo oprimido, concretamente a los afrodescendientes. Se aprobaron leyes para mantener subyugado al grupo inferior, se crearon políticas y prácticas institucionales para el grupo superior con el fin de garantizar el mantenimiento de los sistemas de creencias aprendidos en la infancia.

La Casa Universal de Justicia, el órgano administrativo mundial elegido democráticamente de los bahá’ís del mundo, ha escrito ampliamente sobre la gran injusticia del racismo. En una carta de 2020 dirigida a los bahá’ís de Estados Unidos, escribieron:

Sin embargo, tristemente, la historia de su nación revela que cualquier progreso significativo hacia la igualdad racial se ha encontrado invariablemente con procesos opuestos, abiertos o encubiertos, que han servido para socavar los avances logrados y para reconstituir las fuerzas de la opresión por otros medios.

En el mismo mensaje, la Casa Universal de Justicia escribió:

El racismo es una profunda desviación de la norma de la verdadera moralidad. Priva a una parte de la humanidad de la oportunidad de cultivar y expresar toda su capacidad y de vivir una vida significativa y floreciente, al tiempo que arruina el progreso del resto de la humanidad.

El racismo no solo afecta a sus víctimas. Todo el mundo lo sufre. El progreso se ve arruinado. Nadie escapa de esta enfermedad infecciosa, independientemente de su poder o privilegio. Sin embargo, las enseñanzas bahá’ís nos aseguran que existe un antídoto: el amor.

Unidad y amor

La Casa Universal de Justicia continúa señalando:

En última instancia, el poder de transformar el mundo lo realiza el amor, el amor que se origina de la relación con lo divino, el amor que arde entre los miembros de una comunidad, el amor que se extiende sin restricciones a todo ser humano.

Cuando leí por primera vez este pasaje, mi cerebro se paralizó por completo y empezaron a surgir las preguntas. ¿Qué clase de amor puede curar una enfermedad de 400 años que ha penetrado en instituciones, gobiernos, organizaciones y entidades corporativas, así como en las mentes y los corazones de la gente?

Abdu’l-Bahá respondió, en un discurso que dio en París a principios del siglo XX:

¡Qué poder es el amor! Es el más maravilloso, el más importante de todos los poderes vivientes. El amor confiere vida a los que no la tienen. El amor enciende una llama en el corazón helado. El amor concede esperanza a los desesperados y alegra las almas de los angustiados. Ciertamente, en el mundo de la existencia no existe un poder mayor que el poder del amor. Cuando el corazón de una persona se enciende con la llama del amor, está dispuesta a sacrificarlo todo, hasta su vida. En el Evangelio se dice que Dios es amor.

En el próximo artículo de esta serie de dos partes, compartiré mi comprensión de cómo podemos utilizar el poder del amor para erradicar el racismo y transformar nuestra sociedad en un ejemplo espiritualmente iluminado para el mundo.

También podría interesarte

Resolviendo la desigualdad económica educando a niñas y mujeres
Justicia

Resolviendo la desigualdad económica educando a niñas y mujeres

Cómo la Fe Bahá’í moldeó la experiencia de una estudiante de sociología
Justicia

Cómo la Fe Bahá’í moldeó la experiencia de una estudiante de sociología

Cómo eliminar las armas nucleares, no más tarde, sino ahora
Justicia

Cómo eliminar las armas nucleares, no más tarde, sino ahora


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.