Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Trayendo una nueva era para la humanidad

Ali Helmy | Abr 27, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Ali Helmy | Abr 27, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Los bahá’ís consideran al fundador y profeta de su Fe, Bahá’u’lláh, como el arquitecto del nuevo orden mundial prometido en todas las escrituras divinas del pasado.

En las distintas confesiones, ese orden recibe diversos nombres – «la Nueva Era», «la Ciudad Santa», «la Edad de Oro», el «Nuevo Orden Mundial»- pero todos ellos prometen un futuro armonioso y pacífico para una humanidad unida.

En ese nuevo orden mundial, el león se recostará simbólicamente junto al cordero, las distintas razas y religiones se reconciliarán y los seres humanos integrarán una sola comunidad global.

RELACIONADO: ¿Es la unidad la puerta hacia la paz?

Bahá’u’lláh, junto con esa promesa de un nuevo orden mundial, también profetizó el surgimiento de «una nueva raza de hombres». Como escribió el Guardián de la Fe bahá’í, Shoghi Effendi, en «El Advenimiento de la Justicia Divina», este objetivo revitalizador representa el objetivo supremo y distintivo de la revelación bahá’í: “…el cual no es otro que la creación de una nueva raza de hombres”.

¿Qué significa esto?

Como explicó Abdu’l-Bahá en un discurso que dio en París, significa trabajar por un estado futuro de la sociedad en el que:

“…sea erradicada la oscuridad del odio y la disensión, y que brille la luz del amor y de la unidad. Este mundo ha de convertirse en un nuevo mundo. Las cosas materiales se trocarán en espejos de lo divino; los corazones humanos confluirán en un mutuo abrazo; el mundo entero acabará convirtiéndose en una sola tierra natal y las diferentes razas se contarán como una sola”.

¿Nos sentamos a orar por la llegada de esta «nueva raza de hombres», o deberíamos personificar estos atributos y convertirnos nosotros mismos en ese nuevo pueblo? En «El día prometido ha llegado», Shoghi Effendi escribió:

Se levantará una raza de hombres… de carácter incomparable que, con los pies del desprendimiento … proyectará el manto de la santidad sobre todo lo que ha sido creado del agua y del barro. [Traducción provisional de Oriana Vento].

Los escritos de Bahá’u’lláh incluyen muchos pasajes que delinean las características de esa nueva raza de personas. Ciertamente, tiene sentido que un nuevo orden mundial exija un nuevo tipo de ser espiritual compatible con las elevadas normas y los nobles objetivos de unidad, armonía y paz entre todas las naciones.

RELACIONADO: Cómo un corto libro bahá’í cambió mi vida espiritual

Así que consideremos las siguientes citas del breve libro místico de Bahá’u’lláh «Las Palabras Ocultas» para señalar algunos de los rasgos del carácter de esta nueva raza, con el fin de contextualizarlos en nuestra sociedad actual – y quizás para empezar a personificar sus atributos en nuestras propias vidas individuales:

¡Oh hijo del espíritu! Mi primer consejo es éste: Posee un corazón puro, bondadoso y radiante, para que sea tuya una soberanía antigua, imperecedera y perdurable.

¡Oh hijo del espíritu! Lo más amado de todo ante Mi vista es la Justicia; no te apartes de ella si Me deseas y no la descuides para que Yo pueda confiar en ti. Con su ayuda verás con tus propios ojos y no por los ojos de otros, y conocerás con tu propio conocimiento y no mediante el conocimiento de tu prójimo. Pondera en tu corazón cómo te corresponde ser. En verdad, la justicia es Mi ofrenda a ti y el signo de Mi amorosa bondad. Tenla pues ante tus ojos.

¡Oh hijo del ser! ¿Cómo has podido olvidar tus propias faltas y ocuparte de las faltas de los demás? Quien así obra es maldecido por Mí.

¡Oh hijo del hombre! No murmures los pecados de otros mientras tú mismo seas un pecador. Si desobedecieras este mandato serías maldecido y esto Yo lo atestiguo.

¡Oh hijos de los hombres! ¿No sabéis por qué os hemos creado a todos del mismo polvo? Para que nadie se exalte a sí mismo por encima de otro. Ponderad en todo momento en vuestros corazones cómo fuisteis creados. Puesto que os hemos creado a todos de la misma substancia, os incumbe, del mismo modo, ser como una sola alma, caminar con los mismos pies, comer con la misma boca y habitar en la misma tierra, para que desde lo más íntimo de vuestro ser, mediante vuestros hechos y acciones, se manifiesten los signos de la unicidad y la esencia del desprendimiento. Tal es Mi consejo para vosotros, ¡oh concurso de la luz! Prestad atención a este consejo para que obtengáis el fruto de la santidad del árbol de maravillosa gloria.

¡Oh hijo del ser! Pídete cuentas a ti mismo cada día, antes de que seas llamado a rendirlas; pues la muerte te llegará sin aviso y serás llamado a dar cuenta de tus actos.

Teniendo en cuenta todo esto, cada uno de nosotros puede esforzarse por perfeccionar su carácter, purificar su corazón, espiritualizar su vida y rendirse cuentas cada día, con la esperanza de formar parte de esa nueva raza humana.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Crees tener un alma?

Espiritualidad

Descubriendo nuestra verdadera identidad

Espiritualidad

La dimensión espiritual de nuestro universo


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.