Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Cómo vivir una vida santa, pura y casta

Radiance Talley | Jul 25, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Radiance Talley | Jul 25, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Si eres uno de los 32 millones de personas que tienen alergias alimentarias en Estados Unidos, sabes lo que es comer algo que sabes que no debes.

Ya sea que sufras urticaria, dolor de estómago o hinchazón de la lengua o la garganta, todos sabemos que las reacciones dañinas que experimentamos duran más y son mucho más significativas que la euforia temporal que obtenemos al darnos un gusto sabroso. Y, al igual que nuestra salud física, nuestro bienestar espiritual también requiere autocontrol y abstinencia de hábitos que puedan dañar nuestra mente y espíritu.

Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í, explicó que necesitamos tener “una vida virtuosa, pura y santificada, ni mancillada ni opacada por las indecencias, los vicios, las normas falsas que un código moral inherentemente deficiente, tolera, perpetúa y fomenta”.

Sin embargo, la santidad y la castidad no deben confundirse con puritanismo intolerante. Sino que estas cualidades se ejemplifican a través de obras puras, pensamientos limpios, una conducta moral noble, y el resultado es la salud y la vitalidad espiritual.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, escribió:

Una sola gota de castidad es más grande que cien mil años de adoración y un mar de conocimiento. [Traducción provisional].

Aquí hay nueve maneras de vivir una vida casta, pura y santa, según los escritos bahá’ís.

1. Sé modesto

Para vivir una vida pura y santa, necesitamos dominar nuestro ego y no jactarnos de nuestro éxito, progreso o logros.

Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh y una de las figuras centrales de la Fe bahá’í, escribió:

Que vuestros pensamientos se refieran a vuestro propio desarrollo espiritual y cerréis vuestros ojos a las deficiencias de otras almas. Actuad de este modo, mostrando hechos puros y hermosos, y modestia y humildad, para que seáis la causa del despertar de otros.

La modestia no solo se aplica a nuestro comportamiento, sino también a nuestra forma de vestir y presentarnos. En la Fe bahá’í, lo relativo a la vestimenta se deja a la discreción de cada uno. «Pero tened cuidado», advirtió Bahá’u’lláh, «oh pueblo, no sea que os convirtáis en el juguete de los ignorantes». Cuando nos vestimos con modestia, nos tratamos con dignidad y respeto y evitamos que nos sexualicen y cosifiquen.

2. Ten una mente limpia

Si queremos que nuestras acciones sean castas, nuestros pensamientos también deben serlo. El Buda dijo: «Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado: está fundado en nuestros pensamientos, está formado por nuestros pensamientos. Si un hombre habla o actúa con un pensamiento puro, la felicidad le sigue, como una sombra que nunca le abandona».

Cuando tenía unos 14 años, me di cuenta de la influencia que ejercen los medios de comunicación y la industria del entretenimiento en nuestros pensamientos. Y, después de leer que una vida casta y santa «condena la prostitución del arte y de la literatura», como explicó Shoghi Effendi, decidí dejar de leer libros, escuchar música y ver cualquier programa de televisión o película que impidiera que mi mente y mis pensamientos permanecieran limpios e inocentes. Esto no solo limpió mi mente, sino que también refrescó mi corazón y mi espíritu.

3. Usa un lenguaje amable, decente y apropiado

Estoy muy agradecida de haberme criado en un hogar en el que no se maldice ni se insulta. Bahá’u’lláh escribió:

… la lengua es para mencionar lo que es bueno; no la mancilléis con la conversación indecorosa. Lo ya pasado ha sido perdonado por Dios. En lo sucesivo todos deben pronunciar lo que es digno y decoroso, y abstenerse de la difamación, de los insultos y de todo cuanto cause tristeza a los hombres.

Cuando te dedicas a insultar, calumniar, chismear o blasfemar, mancillas tu lengua, que está destinada para las palabras amables. Nuestras palabras deben unir a la gente, no separarnos.

4. Ejerce la moderación

Shoghi Effendi escribió:

Esa vida casta y santa, con sus implicaciones de modestia, pureza, templanza, decencia y limpieza de pensamientos, comprende nada menos que el ejercicio de la moderación en todo lo relacionado con la vestimenta, el lenguaje, las distracciones y todas las ocupaciones artísticas y literarias.

Está bien que disfrutemos de vez en cuando de algún juego o vídeo decente, siempre que no nos volvamos adictos o apegados a ellos. Abdu’l-Bahá nos aconsejó que no dejáramos que un pasatiempo se convirtiera en una pérdida de tiempo. Nuestra salud y crecimiento espiritual debe ser nuestra prioridad, y nuestros pensamientos deben estar centrados en servir a la humanidad.

5. Abandona la conducta frívola

Según una carta escrita en nombre de la Casa Universal de Justicia, el órgano de gobierno mundial de la Fe bahá’í, uno de los signos de una sociedad cuya moralidad está decayendo es “… una devoción casi frenética por el placer y la diversión, una sed insaciable de diversión, una devoción fanática por los juegos y el deporte, una reticencia a tratar cualquier asunto con seriedad, y una actitud despreciativa y burlona hacia la virtud y el valor sólido.

El abandono de «una conducta frívola» no implica que un bahá’í deba tener un rostro agrio o ser perpetuamente solemne. …La frivolidad palidece y finalmente conduce al aburrimiento y al vacío, pero la verdadera felicidad y la alegría y el humor que forman parte de una vida equilibrada la cual incluye el pensamiento serio, la compasión y la humilde servidumbre a Dios, son características que enriquecen la vida y aumentan su resplandor”. [Traducción provisional].

6. Abstente de todas las bebidas alcohólicas

Los escritos bahá’ís dicen:

El consumo de vino está, según el texto del Libro Más Sagrado, prohibido; porque es causa de enfermedades crónicas, debilita los nervios y consume la mente. [Traducción provisional]

Además de cambiar el estado de ánimo, el comportamiento y la coordinación y dificultar la capacidad de pensar con claridad, se ha demostrado que el aumento del consumo de alcohol aumenta el riesgo de que una persona desarrolle varios tipos de cánceres, enfermedades y dolencias relacionadas con el corazón, el hígado, los pulmones, el páncreas, la boca, la garganta, el cerebro, los senos, el colon, el recto y los intestinos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades declararon: «El consumo excesivo de alcohol fue responsable de más de 140.000 muertes en los Estados Unidos cada año durante 2015-2019». Eso fue más de 380 muertes por día, acortando la vida de los fallecidos en «un promedio de 26 años, para un total de casi 3,6 millones de años de vida potencialmente perdidos».

Así que no es de extrañar que Bahá’u’lláh nos pidiera que nos embriagáramos «con el vino del amor de Dios, y no con el que adormece vuestras mentes».

7. Abstente del opio y de otras drogas similares y adictivas

Al igual que el alcohol, las drogas también son increíblemente peligrosas y adictivas.

Abdu’l-Bahá escribió que el opio, por ejemplo, «se adhiere al alma, de modo que la conciencia del usuario muere, su mente se difumina, sus percepciones se erosionan. Convierte a los vivos en muertos. Apaga el calor natural. No se puede concebir mayor daño que el que inflige el opio». [Traducción provisional].

8. Sé casto antes del matrimonio

Por supuesto, abstenerse de las relaciones sexuales prematrimoniales es una parte importante de una vida casta. Hoy en día, nuestra cultura hace demasiado hincapié en la importancia del amor físico en las relaciones. Pero los bahá’ís creen que el sexo es un acto sagrado e íntimo que solo debe compartirse con su cónyuge, el amor de su vida con el que está comprometido y con el que comparte un vínculo inestimable.

Según el Dr. Charles Everett Koop, antiguo cirujano general de EE.UU., «Cuando tienes sexo con alguien, estás teniendo sexo con todas las personas con las que ha tenido sexo en los últimos diez años, y con todas las personas con las que sus parejas han tenido sexo en los últimos diez años». Las relaciones prematrimoniales pueden hacer que tú y tu futuro cónyuge seáis vulnerables a una serie de enfermedades de transmisión sexual. Algunos virus de transmisión sexual pueden incluso causar mutaciones en su futura descendencia.

No me siento privada por ser casta; me siento protegida, liberada y bendecida. La intimidad física también puede nublar tu juicio cuando estás conociendo a alguien que te atrae. En cambio, los bahá’ís creen que debemos conocer a fondo el carácter de la persona que nos interesa románticamente y «establecer lazos de camaradería y amor eternos y fundados en la vida espiritual del hombre, no en su vida física». Esto conducirá en última instancia a un matrimonio más feliz y satisfactorio.

Un estudio publicado en el «Journal of Family Psychology» descubrió que las personas que esperaron a tener relaciones sexuales hasta el matrimonio calificaron la calidad de sus relaciones sexuales como un 15% más alta, su satisfacción con sus relaciones como un 20% más alta y la estabilidad de su relación como un 22% más alta que las personas que tuvieron relaciones sexuales prematrimoniales.

Si no estás casado, pero ya has perdido la virginidad, puedes considerar la posibilidad de abstenerte de tener relaciones sexuales hasta el matrimonio. Nunca es tarde para hacer cambios en tu vida.

9. Sé fiel a tu cónyuge

Los escritos bahá’ís dicen:

La castidad implica tanto antes como después del matrimonio una vida sexual inmaculada y casta. Antes del matrimonio absolutamente casto, después del matrimonio absolutamente fiel al compañero elegido. Fieles en todos los actos sexuales, fieles de palabra y de obra. [Traducción provisional]

Es importante honrar los compromisos que uno hace con la persona que ama y nunca mancillar ese vínculo único que ambos comparten. Bahá’u’lláh escribió:

El brillo de la luz de la castidad derrama su iluminación sobre los mundos del espíritu, y su fragancia se difunde incluso hasta el Más Exaltado Paraíso. [Traducción provisional].

Espero que hayas encontrado útiles estos consejos para una vida santa, pura y casta. Este estilo de vida seguramente iluminará tu mente, tu corazón y tu alma.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Cómo llevar lo sagrado a nuestro hogar?

Espiritualidad

¿Qué significa la oración para los bahá'ís?

Espiritualidad

¿Cómo y cuándo desarrollamos nuestro sentido de la moralidad?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.