Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Covid 19: ¿qué podemos aprender de la historia?

Barron Harper | Sep 19, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Barron Harper | Sep 19, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Los historiadores y los expertos médicos califican la Gran Pandemia de Gripe de 1918-1920 como una de las pandemias más mortíferas de la historia de la humanidad. ¿Podemos aprender algunas lecciones de esa trágica historia?

Dado que las enseñanzas bahá’ís fomentan la concordancia entre ciencia y religión, los bahá’ís creen que la respuesta es afirmativa. A menudo llamada «la religión científica», uno de los principios primordiales de la fe bahá’í implica la estrecha conexión entre la ciencia médica y la espiritualidad, como se expresa en este pasaje de los escritos de Abdu’l-Bahá:

Existen dos maneras de curar las enfermedades: por medios materiales y por medios espirituales. La primera se efectúa por el tratamiento de los médicos; la segunda consiste en oraciones que los seres espirituales ofrecen a Dios y en volverse hacia Él. Deben utilizarse y practicarse ambos medios.

Las dolencias que se producen a consecuencia de causas físicas deben ser tratadas por los doctores con remedios médicos; aquellas que se deben a causas espirituales desaparecen a través de los medios espirituales. Así, una dolencia causada por la aflicción, el temor o impresiones nerviosas será curada más eficazmente por un tratamiento espiritual que por uno físico. En consecuencia, deben seguirse ambas clases de tratamiento; no son contradictorias. Por tanto, debieras aceptar igualmente los remedios físicos, ya que éstos también proceden de la misericordia y el favor de Dios, Quien ha revelado y puesto de manifiesto a la ciencia médica para que Sus siervos puedan también aprovechar esta clase de tratamiento. Deberías prestar igual atención a los tratamientos espirituales, puesto que producen efectos maravillosos.

RELACIONADO: Miedo o esperanza: nuestra reacción emocional ante el COVID-19

En este artículo, vamos a repasar una breve historia factual de la ciencia médica en su intento de hacer frente a pandemias globales como la que estamos experimentando actualmente, para ver lo que podemos aprender científicamente, y luego considerar la perspectiva bahá’í en la materia, para ver cómo una fe científica se ocupa del asunto espiritualmente.

La Gran Epidemia de Gripe: un siglo atrás

También conocida incorrectamente por el nombre de «gripe española», el virus de la gripe A de tipo H1N1 comenzó probablemente en una base militar de Kansas en la primavera de 1918, y se extendió por todo el planeta para infectar a casi un tercio de la población mundial, es decir, a unos 500 millones de personas hasta que la enfermedad menguó en 1920. El 10% de los infectados solía morir en cuestión de horas o días por síntomas de cianosis seguidos de insuficiencia respiratoria. Las estimaciones de mortalidad, que hace un siglo no eran más que conjeturas, oscilan entre 17-100 millones de personas.

Los supervivientes quedaron traumatizados o sufrieron repercusiones a largo plazo por la disminución de su salud. En aquella época, sin medicamentos antivirales, los tratamientos medicinales eran rudimentarios para los estándares actuales.

En respuesta a la Gran Epidemia de Gripe, se impuso ampliamente la obligación de llevar mascarilla, se cerraron negocios, se ordenó el distanciamiento social, se ordenaron cuarentenas y se restringieron las reuniones masivas. Sin embargo, estas y otras medidas resultaron inconsistentes. Como los gobiernos tardaron en responder o fueron incapaces de imponer medidas estrictas de control, la transmisión se vio exacerbada por los movimientos de las tropas, la negativa a seguir las directrices sanitarias y la protesta general de la población por las medidas destinadas a evitar una mayor propagación.

A medida que la epidemia iba fluyendo, los empresarios estadounidenses se quejaban de las pérdidas económicas. El clero se quejó del cierre de las iglesias. Los funcionarios discutían si los niños estaban más seguros en casa. Los ciudadanos se negaron a llevar mascarillas por considerar que infringían sus libertades civiles. El distanciamiento social era difícil de imponer.

Impacientes por normalizar la vida, los estadounidenses abarrotaron los cines, los eventos deportivos, los servicios religiosos, las reuniones familiares y los festivales. El consiguiente aumento de casos desbordó los hospitales. Los pacientes tuvieron que ser alojados en escuelas, gimnasios, centros comunitarios, hogares y otras instalaciones. A medida que las muertes se disparaban, los cuerpos se acumulaban en las funerarias. Las familias devastadas cavaron tumbas para sus seres queridos. Se utilizaron palas de vapor para cavar fosas comunes. Los servicios básicos, como el reparto de correo, la recogida de basuras, las cosechas y los servicios sanitarios, sufrieron graves recortes.

Aunque se invocaron y probaron medidas para frenar la progresión de la enfermedad, la mutación y propagación del virus fue causada en parte por la intransigencia humana. En 1920, unos 26 millones de estadounidenses, de una población de 105 millones, se habían contagiado del virus, lo que provocó 675.000 muertes. Después, la esperanza de vida media se redujo en una docena de años, y los supervivientes se enfrentaron a un elevado riesgo de mortalidad en el futuro.

La Gran Epidemia de Gripe, causada por un virus que ataca el sistema respiratorio, se generó y transmitió por el aire a través de personas infectadas que tosían, estornudaban o hablaban. Las personas sanas -en este caso, principalmente los jóvenes- que inhalaban las gotitas o entraban en contacto con una superficie contaminada podían infectarse fácilmente. Una vez que un virus como éste se convierte en pandémico, su virulencia puede ser cada vez más mortal a medida que muta y se propaga.

Hoy, una nueva pandemia y sus desafíos únicos

En el siglo que ha pasado desde la Gran Epidemia de Gripe, el mundo ha sufrido la llamada gripe asiática en 1957, el VIH/SIDA en 1981 y el SARS en 2003. Hasta la aparición del COVID-19 a finales de 2019, la mayoría de la gente siguió con su vida durante estas pandemias con distintos grados de normalidad. Los casos de enfermedad y muerte eran noticia, aunque las noticias tenían poca repercusión directa en toda la población.

El Covid-19, también conocido como SARS-CoV2, fue reconocido como pandemia planetaria en marzo de 2020, y el virus se ha extendido por todo el planeta en cuatro oleadas cada vez más mortíferas, al igual que la pandemia de gripe, que también generó oleadas de enfermedad y muerte.

En el caso del Covid-19, la última mutación, la más virulenta y mortífera, ha sido etiquetada como variante Delta. En las personas infectadas que han logrado recuperarse, han surgido casos de «Covid largo». En África, las reservas de vacunas son escasas mientras aumentan las muertes. En Japón, el aumento de las infecciones afectó a los Juegos Olímpicos. Un estudio chino realizado en julio determinó que las personas infectadas tenían aproximadamente 1.000 veces más copias del virus en sus vías respiratorias que las encontradas en la variante original Alfa.

Las vacunas

La comunidad científica respondió a la pandemia del Covid-19 rápidamente y con resultados notables. Basándose en más de una década de investigación iniciada por el brote de SARS-CoV1 a principios de la década del 2000, los investigadores desarrollaron un arsenal de diferentes vacunas diseñadas para derrotar al virus. En Estados Unidos, a finales de agosto de 2021, aproximadamente dos tercios (67,5%) de toda la población había recibido al menos una dosis de una vacuna Covid-19.

Sin embargo, el repunte de la variante Delta representó inicialmente solo el 1% de las nuevas infecciones a nivel nacional en Estados Unidos, pero a finales de julio de 2021 la tasa había aumentado hasta el 93%. En el periodo de tres semanas comprendido entre el 22 de julio y el 15 de agosto, los casos diarios se triplicaron hasta alcanzar los 140.000. Recientemente, un funcionario de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) anunció que esperan 200.000 nuevos casos diarios dentro de unas semanas. Los hospitales, las organizaciones sanitarias y los funcionarios del gobierno confirman que al menos el 95% de los actuales pacientes del hospital Covid-19 no están vacunados, y que el 10,75% de la población estadounidense está actualmente infectada.

Escepticismo sobre la vacuna

Una minoría importante de la población, en Estados Unidos y en otros países, no se ha vacunado, a pesar de que está disponible sin coste alguno. Los escépticos entre los no vacunados afirman que las vacunas no son seguras o no están aprobadas por la FDA, y algunas personas sanas insisten en su derecho a determinar la seguridad de su propia salud. Otros apoyan diversas teorías conspirativas popularizadas en Internet, siguen a «expertos» autoproclamados, recuerdan malas experiencias con la medicina convencional, sospechan de agendas politizadas ocultas o simplemente se sienten incómodos comprometiéndose.

Sin embargo, estadísticamente, las vacunas han funcionado bastante bien: solo el 0,005% de los vacunados han sido hospitalizados o han muerto, y solo una fracción minúscula de los vacunados ha tenido efectos secundarios graves. Los que enfermaron por el virus después de la vacunación estaban, en su mayoría, en riesgo debido a comorbilidades preexistentes que ya habían comprometido sus sistemas inmunológicos.

Sabemos, científicamente, que mientras haya un número importante de personas sin vacunar, el virus puede y seguirá propagándose y mutando. Su virulencia está relacionada con la intransigencia de un número récord de personas que se niegan a tomar las medidas de precaución conocidas hace un siglo, así como con la cohorte de población antivacunas. Si no se controla, la variante Delta puede llegar a infectar a la mitad de la población no vacunada en el próximo año, y poner en peligro a los vacunados a medida que vaya mutando en cepas más mortíferas. En una semana reciente de agosto, se infectaron casi 94.000 niños estadounidenses.

RELACIONADO: Por qué no podemos olvidar las duras lecciones de la pandemia

¿Qué piensan los bahá’ís?

Los bahá’ís son libres de tomar sus propias decisiones individuales con respecto a las cuestiones médicas, pero al decidir tienen en cuenta los escritos bahá’ís y la orientación de la Casa Universal de Justicia, que ha declarado:

… los avances de la ciencia médica han llevado a la producción de vacunas eficaces, cuyo uso ha librado a la humanidad de muchas enfermedades infecciosas debilitantes y mortales. Los informes indican que las vacunas contra el coronavirus que se están desarrollando actualmente son muy prometedoras para proteger a las personas del virus y ayudar a reducir su transmisión. [Traducción Provisional por Oriana Vento]

La Casa Universal de Justicia también ha aconsejado:

En relación con la pandemia del coronavirus, (los bahá’ís) deberían seguir el consejo de los médicos y otros expertos científicos sobre la conveniencia y eficacia de las diversas opciones de vacunación que están disponibles y la sabiduría de determinadas medidas de salud pública. No deberían preocuparse únicamente por sus elecciones personales y su bienestar, sino que, al tomar sus decisiones, también deberían tener en cuenta sus responsabilidades sociales y el bien común. [Traducción Provisional]

Esto significa, para los bahá’ís y todas las demás personas que creen en la unidad de la humanidad, que la vacunación no es solo una decisión personal, sino que representa una decisión de salud pública para la protección y el bienestar colectivos de toda la familia humana. La Casa Universal de Justicia citó exactamente ese principio en su mensaje sobre la vacunación:

… la finalidad de la vacunación va más allá de la protección que proporciona al individuo en cuestión; a saber, que cuando una proporción suficientemente grande de la población se vacuna, se retrasa la propagación de una enfermedad entre ellos, protegiendo así a aquellos que -por cualquier razón- no pueden vacunarse. [Traducción Provisional]

El coronavirus es una pandemia que recorre el mundo. Todos los países y pueblos se ven afectados, ya que el virus no respeta las fronteras nacionales, pero cada país se ve afectado de forma diferente en función de la respuesta de los pueblos y gobiernos a las medidas de seguridad. Dada la gravedad de la variante Delta y de las futuras variantes, el control del virus puede significar la inoculación del 90% de la población mundial; una empresa que, en última instancia, requerirá la cooperación tanto de los líderes mundiales como de los ciudadanos del mundo.

También podría interesarte

Vida

Cómo compartir nuestra verdad con los demás

Vida

¿Estamos languideciendo en el limbo?

Vida

Cómo hacer que las noticias sean un poco menos traumáticas


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.