Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El Bab, bicentenario de cuyo nacimiento los bahá’ís de todo el mundo celebrarán este 29 de octubre de 2019, anunció la llegada de Bahá’u’lláh, quien más tarde escribió:

Ese Punto [el Bab] es el centro focal del círculo de los Nombres y marca la culminación de las manifestaciones de las Letras en el mundo de la creación Por medio de él han aparecido indicaciones del Misterio impenetrable, el Símbolo adornado, Aquel que está revelado en el Más Grande Nombre (un Nombre que está registrado en la Tabla Luminosa e inscrito en el rollo santo, bendito y blanco como la nieve). …Luego, la Luz eterna de Dios derramó su fulgor, se encendió en el mismo centro del corazón del firmamento del testimonio y produjo dos Luminarias. – Bahá’u’lláh, Las Tablas de Bahá’u’lláh, pág. 65.

Aquí, las dos Luminarias” se refieren al Bab y Bahá’u’lláh, a quienes Shoghi Effendi se refirió como “Luminarias gemelas de la Revelación Bahá’í. – Dios pasa, p. 237.

Una religión, dos mensajeros

El Bab hizo mucho más que predecir y preparar el camino para el inminente advenimiento de Bahá’u’lláh. El Bab estableció leyes en sus libros El Bayán persa y el Bayán árabe, algunos de los cuales fueron adoptados y modificados por Bahá’u’lláh en el libro de leyes bahá’ís, conocido como el Kitab-i-Aqdas, o el Libro Sagrado. Este hecho notable, junto con la profunda influencia doctrinal del Bab, como se ve en “Selecciones de los Escritos del Bab”, autentican y demuestran completamente la verdad detrás de la designación de Shoghi Effendi al Bab como cofundador de la Fe bahá’í: “…el mártir Profeta y cofundador de su Fe“. – Shoghi Effendi, Despliegue del destino, p. 234.

Por supuesto, Shoghi Effendi honró y aclamó al Bab, no solo como el precursor, heraldo y precursor de Bahá’u’lláh, así como Juan el Bautista lo fue para Jesucristo, sino como un mensajero de Dios cuyos escritos han sido consagrados en el Escrituras bahá’ís, y cuyas leyes, doctrinas y principios forman parte de la Fe bahá’í y la vida bahá’í en la actualidad.

El hecho de que los bahá’ís contemporáneos reconozcan y cumplan algunas de las leyes originalmente promulgadas por el Bab y luego ratificadas por Bahá’u’lláh demuestra el legado viviente del Bab en la actualidad. Además de esto, ciertas doctrinas, principios y ética que el Bab estableció sirven como guías morales y espirituales para los bahá’ís, y siempre lo harán. Estos principios y ética del Bab ayudan a dar forma a la vida, la mente y el carácter de los bahá’ís en todo el mundo, y por lo tanto impactan las vidas de todos los que los rodean y las civilizaciones a las que sirven. Este legado viviente del Bab crea una dimensión importante de la experiencia bahá’í actual.

Entonces, con motivo del Bicentenario del nacimiento del Bab, esta serie, “El legado viviente del Bab”, sirve para reconocer y apreciar las contribuciones del Bab a la vida bahá’í en la actualidad. ¡Tan extensa y dominante es la influencia del Bab que es difícil saber por dónde empezar! Aquí hay un resumen breve y altamente selectivo de estas señales e influencias significativas:

Las leyes del Bab

Una de las leyes más notables del Bab que ha sido adoptada y adaptada por Bahá’u’lláh  incluyen, entre otros, el uso del calendario Badí. Badí significa “nuevo”, “maravilloso” o “único”. Ahora más conocido como el Calendario Bahá’í, el Bab instituyó esta nueva ley en su   Libro de los nombres , que, con más de 3.000 páginas manuscritas, se dice que es el texto bíblico más extenso del mundo:

Este trabajo, cuyo texto completo tiene más de tres mil páginas, es el libro revelado más grande de la historia sagrada. Consiste en diecinueve unidades y 361 puertas (capítulos). Muchas partes del texto aún no se han localizado. Algunos de los capítulos fueron escritos durante el encarcelamiento de Bab en Maku, y otros mientras estuvo en Chihriq. Las fechas están indicadas en el texto mismo. Este libro aborda diversas categorías de los seres humanos como reflejos de los nombres y atributos divinos y discute formas en que toda la realidad puede ser espiritualizada a través del reconocimiento de la Fuente suprema de la revelación divina. – Nader Saiedi, Puerta del corazón: Comprensión de los escritos del Bab, pág. 36)

El difunto erudito bahá’í, el Dr. Ahang Rabbani, documentó unas 32 leyes del Bab que Bahá’u’lláh incorporó más tarde su libro de leyes bahá’ís, el Libro más Sagrado. (Ahang Rabbani,   “Leyes del Bayán reflejadas en El Kitab-i-Aqdas” (2008).

El Centro Mundial Bahá’í explica:

…Bahá’u’lláh, refiriéndose al hecho de que el Báb había sometido las leyes del Bayán a Su sanción, afirma haber puesto en vigor algunas de las leyes del Báb “incorporándolas al Kitáb-i-Aqdas con términos diferentes”, en tanto que descartó otras. – El libro más sagrado, pág. 238.

Los bahá’ís consideran que la revelación del Bab, junto con la dispensación de Bahá’u’lláh, forman una entidad única, siendo la Fe Babí la introducción al advenimiento de la Fe Bahá’í. Esta combinación única de poder profético ha creado una Fe global.

Doctrinas, principios y ética 

Brevemente, algunas de las doctrinas que expuso el Bab, que informan la creencia y experiencia bahá’í actual, incluyen la unidad de Dios; la continuidad de la guía divina a lo largo de la historia humana, a la que los bahá’ís se refieren como “la revelación progresiva”, la universalidad de la guía divina; la idea de que los mensajes proclamados por los diversos profetas y mensajeros de Dios están esencialmente en armonía; la necesidad de pureza espiritual, refinamiento y perfección en todas las cosas; etcétera.

La influencia del Bab en la vida bahá’í actual forma parte del legado viviente del Bab, aunque el grado en que las leyes, doctrinas, principios y éticas bahá’ís tienen su origen, o raíz, en las enseñanzas del Bab todavía debe ser explorado y apreciado.

Brevemente, el Bab es más que el heraldo de Bahá’u’lláh. Tantas de las leyes, doctrinas, principios y ética del Bab impregna el pensamiento y la experiencia bahá’í que se puede decir que el Bab es verdaderamente el cofundador de la Fe bahá’í, no solo históricamente, sino también contemporáneamente.

0 Comentarios

characters remaining