Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

¿Son las grandes religiones en realidad una sola fe?

Tom Tai-Seale | May 18, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Tom Tai-Seale | May 18, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Considere por un momento la posibilidad de que las tres religiones que surgieron de los hijos de Abraham, el judaísmo, el cristianismo y el islam, sean de hecho una sola fe. 

No me refiero a la similitud de sus prácticas y costumbres religiosas; es evidente que son diferentes. 

Me refiero a la posibilidad de que cada una de estas tres religiones provenga del mismo Dios y actúe como agente de un único plan divino sincronizado, como afirman las enseñanzas bahá’ís. En su Libro de la Certeza, Bahá’u’lláh se refirió a los profetas y fundadores de estas fes como «los reveladores de una sola Verdad»:

Por consiguiente, purifica tu vista de toda limitación terrenal, para que veas en todos a los portadores de un solo Nombre, los exponentes de una sola Causa, las manifestaciones de un solo Ser y los reveladores de una sola Verdad, y para que comprendas la «vuelta» mística de las Palabras de Dios, según lo revelan estas aseveraciones.

Sí, hay diferencias en las teologías y prácticas de estas religiones (especialmente entre el cristianismo y las otras dos), pero surgen de invenciones interpretativas, no de los puntos de vista originales de sus fundadores.

Según las enseñanzas bahá’ís, no cabe duda de que las demás religiones comparten un plan común con las religiones abrahámicas. Pero en estos artículos de nuestra serie en curso, vamos a centrarnos en las conexiones bíblicas entre las tres religiones abrahámicas y en los obstáculos que impiden a la mayoría de los occidentales ver el islam como parte de un plan preestablecido por el Creador.

RELACIONADO: Cómo están conectados los profetas de todas las religiones

Lo bueno de la religión

Visto positivamente, las religiones han realizado la mayor parte de la evolución social de la humanidad, frenando las fuerzas de la codicia, la injusticia y la agresión y proporcionando una ética común de comportamiento que permite a la gente unirse y hacer avanzar la civilización. También es cierto que muchos supuestos seguidores de la religión han utilizado el poder de la religión institucional para ejercer una autoridad indebida sobre otros y promover deseos corruptos. Aunque esto es cierto para todas las religiones, aquí examinaremos el Islam considerando sus promesas y desviaciones.

Si queremos tener alguna posibilidad de ver la promesa del Islam, debemos volver a su comienzo y examinarlo en perspectiva. Después de todo, los bahá’ís creen en la unidad y consideran que todas las religiones del pasado, incluido el islam, son de origen divino y merecen reverencia y respeto.

La mayoría de los occidentales que crecen en culturas judeocristianas desconocen, comprensible y lamentablemente, gran parte de la historia positiva del Islam. En cambio, lo que solemos escuchar es un recordatorio de las diferencias e incompatibilidades actuales. Las cosas no empezaron así, ni es probable que terminen de ese modo. 

En mi juventud cristiana, mucho antes de descubrir la Fe bahá’í, lo único que sabía sobre el Islam lo aprendí cantando sobre la Cruzada de los Niños en el siglo XIII. Esto ocurrió cuando los niños fueron recogidos y se les dijo que fueran a hacerle la guerra, o al menos eso nos enseñaron en la iglesia, a los «impíos moros» que habían capturado Jerusalén. 

Cantábamos que los musulmanes eran peligrosos, que tenían opiniones equivocadas y que había que someterlos, ¡en una canción infantil! En efecto, se nos dijo que hiciéramos la yihad contra ellos. En realidad, Jerusalén había estado en manos de los musulmanes durante unos 600 años en la época de la Cruzada de los Niños, y durante la mayor parte de ese tiempo los musulmanes habían fomentado una sociedad tolerante, multicultural y multirreligiosa en esa ciudad y en todo su territorio. Pero ese hecho solo lo aprendí como adulto, no como niño cristiano.

Lamentablemente, no ha cambiado mucho la comprensión occidental del Islam, aunque ahora, con la tecnología de la información, es más fácil considerarlo objetivamente si se utilizan las fuentes adecuadas. Sin embargo, no podremos apreciar el Islam con ojos modernos y/o prejuiciosos. Debemos verlo con los ojos de la época en la que surgió y en el contexto de las escrituras y también con una mentalidad abierta. Entonces, si tenemos suerte, el islam se transformará ante nuestros ojos, nos revelará su grandeza, belleza y misión, así como sus tragedias y corrupciones.

Cómo apareció el Islam

El Islam comenzó así: habían pasado seiscientos años desde que Cristo fue crucificado. Como había predicho el Evangelio de Mateo (24:7), se había levantado nación contra nación, reino contra reino. Las guerras, de hecho, habían sido continuas. Primero fueron las numerosas guerras romanas, luego, en la época que se acercaba al advenimiento de Muhammad, los persas sasánidas conquistaron toda Siria, Palestina y Egipto. Capturaron Jerusalén en el 614. Alejandría cayó en el 619 y los persas extendieron su imperio hasta las afueras de Constantinopla. No fue hasta el año 629 d.C. cuando se retiraron a su frontera tradicional en el río Khabur, más o menos en la actual frontera oriental de Siria. 

También hubo terremotos, hambrunas y terribles plagas. Un gran terremoto sacudió Antioquía en el año 115, matando aproximadamente a 250.000 personas. Uno golpeó Creta en el 365 y Antioquía fue golpeada de nuevo en el 526 matando a otro cuarto de millón de personas. Beirut, Tiro y Líbano fueron sacudidos en 551 con más de 30.000 muertos. Un enorme volcán en el año 535 (Krakatoa) provocó la consiguiente pérdida de cosechas en todo el mundo. Las guerras y el estrés ambiental desalojaron a los agricultores, y los asedios provocaron que las ciudades murieran de hambre. 

RELACIONADO: Leyendo las grandes enseñanzas espirituales de cada fe

La peste bubónica afectó a Siria y Egipto en el año 540 de la era cristiana y a Constantinopla en el 542 de la era cristiana. Los estudiosos estiman que mató a un tercio de la población. Por lo tanto, en la época de Muhammad ya había habido guerras, terremotos, hambrunas y falsos profetas. Además, la unidad de la iglesia cristiana había sido dañada más allá de reparación humana con la división de la comunidad en muchos grupos con doctrinas religiosas incompatibles. Además, la injusticia seguía reinando en el mundo.

En ese momento, la humanidad tenía gran necesidad de un Consolador prometido, parakletos en griego.

Pero también necesitábamos un Alabado, pariklytos en griego, un líder ejemplar que nos guiara para salir de este embrollo. No ha pasado desapercibido que pariklytos podría haber sido transcrito falsamente como parakletos cuando entró en la narrativa del Nuevo Testamento. ¿Por qué es esto interesante? Porque en la lengua de Jesús, el arameo, la palabra para «alabado» es mawhamana, palabra que es la raíz del nombre Muhammad. Los musulmanes señalan el capítulo 97 del Evangelio de Barnabus, donde se identifica claramente el nombre del Prometido como Muhammad.

Esto es lo que quiero decir: imagínese como cristiano en el siglo VII, viviendo cerca de la expansión musulmana. Si hubieras estado atento a lo que dicen las escrituras sobre los signos de los tiempos y sus necesidades, probablemente te habrías hecho musulmán. Muchos lo hicieron y para ellos el Islam fue una gran bendición. Muhammad creó una civilización que fue la luz del mundo durante cientos de años, y también aclaró algunos puntos teológicos importantes.

La más importante de las creencias cristianas que necesitaba corrección era la idea de que Jesús era Dios. Era, como él decía, el Hijo del Hombre. Pero no era solo un hombre, sino que, como deja claro el Corán, era un Elegido, uno de los grandes mensajeros sagrados enviados periódicamente para guiar a la gente hacia Dios. Además, su ministerio fue de especial poder, belleza e iluminación.

La Escritura dice que el Hijo del Hombre iba a venir de nuevo en las nubes. Las nubes oscurecen las cosas. El hecho de que todavía nos cueste ver a Muhammad como parte del plan divino de Dios es un testimonio continuo de la precisión de esa profecía.

También podría interesarte

Religión

El papel de la religión en una sociedad ética

Religión

El día que aprendí que todas las religiones son de Dios

Religión

La unidad reflejada en las enseñanzas bahá'ís


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.