Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

El poder del amor infinito

Sophia Zamani | Nov 3, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Sophia Zamani | Nov 3, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El amor, la emoción más vital en nuestra vivencia como humanos en este planeta, se aplica a todos los aspectos de la vida y a cada enseñanza de todos los mensajeros de Dios.

Ya sea platónico, espiritual o romántico, el amor puro puede sacar lo mejor de cualquiera, pero el amor por cosas o actividades vanas puede sacar lo peor de un individuo. Este tipo de amor tóxico, negativo e incluso materialista tiene la capacidad de velar nuestro intelecto y nuestro espíritu. Cuando nos ocupamos de las cosas insignificantes de la vida, dañamos la capacidad de amar que nos otorgó nuestro Creador.

El amor nos conecta con el reino espiritual, y su ausencia inserta un velo entre nosotros y Dios. Las enseñanzas bahá’ís dicen que el amor es «el vínculo vital inherente». Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor del profeta y fundador de la fe bahá’í, Bahá’u’lláh, escribió:

…el Amor es el secreto de la santa Dispensación de Dios, la manifestación del Todomisericordioso, la fuente de las efusiones espirituales. El Amor es la bondadosa luz del cielo, el eterno hálito del Espíritu Santo que vivifica el alma humana. El Amor es la causa de la revelación de Dios para el hombre, el vínculo vital que, de acuerdo con la creación divina, es inherente a las realidades de las cosas. El Amor es el único medio que asegura la verdadera felicidad tanto en este mundo como en el venidero. El Amor es la luz que guía en la oscuridad, el eslabón viviente que enlaza a Dios con el hombre, que asegura el progreso de toda alma iluminada. El Amor es la más grande ley que rige este potente ciclo celestial, el único poder que une los diversos elementos de este mundo material, la suprema fuerza magnética que dirige los movimientos de las esferas en los dominios celestiales. El Amor revela con infalible e ilimitado poder los misterios latentes del universo. El Amor es el espíritu de vida para el ornado cuerpo de la humanidad, el fundador de la verdadera civilización en este mundo mortal y el derramador de imperecedera gloria sobre toda raza y toda nación de altas miras.

RELACIONADO: Cómo definir los 4 tipos de amor

El amor es el lenguaje del alma, y ese lenguaje nos conecta con otras almas, con nuestro Creador y con sus santos mensajeros. El amor por las cosas materiales se degrada, porque todo lo material es transitorio. Cada uno de nosotros fue bendecido con una capacidad de amar, que si se satisface, nos acercará a la verdadera felicidad.

Emociones como el odio y los celos no pueden llenar esa capacidad. Solo puede llenarse a través del amor, ya sea el amor a Dios, el amor a los amigos y a la familia, el amor a la risa, y cualquier otra cosa pura en la vida. Entonces, ¿cómo llegamos a eso? ¿Cómo accedemos a la pureza del amor dentro de nuestros corazones?

Un amor que nos acerca a la fuente de todo amor

Para experimentar el amor espiritual profundo, las enseñanzas bahá’ís dicen:

Debéis manifestar completo amor y afecto por toda la humanidad. No os exaltéis con los otros, sino considerad a todos como iguales, reconociéndolos siervos del único Dios. Sabed que Dios es compasivo con todos, amad a todos desde lo más profundo de vuestros corazones, preferid a todos los religiosos antes que a vosotros mismos, estad rebosantes con el amor por todas las razas, y sed bondadosos con las gentes de todas las nacionalidades.

Cuando nos ocupamos de nuestro amor por aquello que nos acerca al reino espiritual, nos sentiremos más ligeros, más felices y más realizados, porque este tipo de amor puro perdura. Ya sea a través de las artes, la filantropía o el servicio a la humanidad, este amor nos lleva hacia el progreso y la mejora personal.

Podemos alcanzar esta forma pura de satisfacción a través de cosas que son sagradas, como la oración y la meditación. Los aspectos materialistas de nuestras vidas solo nos proporcionarán una felicidad momentánea. Esa felicidad efímera pasa, mientras que el amor a la vida obtenido a través de la meditación y la oración se aloja en nuestros corazones y nuestras almas de forma permanente. El amor puro por las cosas de esta vida que no son transitorias eleva el espíritu humano.

RELACIONADO: ¿Cómo se vería una comunidad inclusiva?

El amor nos protege en un mundo donde el odio es tan prominente. Con amor en el corazón, ni siquiera las mayores aflicciones pueden dañarnos. En su libro místico Los Siete Valles, Bahá’u’lláh escribió: «A nada teme un amante, ni mal alguno puede aquejarle. Tú lo contemplas frío en el fuego y seco en el mar».

Las enseñanzas bahá’ís dicen que el objetivo de la religión implica maximizar el amor y la unidad. Todas las enseñanzas bahá’ís se centran en ese objetivo para lograr la paz y la armonía mundiales. Después de todo, fuimos creados para amarnos unos a otros, como dijo Abdu’l-Bahá en uno de sus discursos en Estados Unidos en 1912:

Dios ha creado a Sus siervos para que se amen y asocien. Ha revelado el glorioso esplendor de Su sol de amor en el mundo de la humanidad. El amor es la causa de la creación del mundo fenoménico.

La falta de amor en nuestros corazones puede paralizarnos, y el crecimiento de un profundo amor espiritual asegura nuestra salud y felicidad interior y exterior.

También podría interesarte

Espiritualidad

¿Cómo podemos nutrir el futuro?

Espiritualidad

Cómo intento romper con mis patrones no deseados

Espiritualidad

¿Necesitan los niños una religión?


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.