Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Actuando según los impulsos del espíritu

Michelle Goering | Jun 7, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Michelle Goering | Jun 7, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Ayer por la mañana, al despertarme, me vino a la cabeza una idea inesperada. Sí, pensé. Hoy es el día para visitar a Christy y Rosemary. ¿Se te ha ocurrido alguna vez uno de esos impulsos inesperados?

Mi amiga Christy está cuidando a su madre Rosemary durante los últimos meses de su vida, mientras Rosemary hace su lenta transición al otro mundo.

No conozco mucho a Christy, pero no hace mucho habíamos conectado en una reunión de vecinos al compartir sobre nuestras madres. Mi propia madre murió hace un año este mes, tras un largo declive hacia la demencia y luchas físicas durante el Covid; así que entiendo un poco la experiencia de Christy, tanto la angustia como la impresionante belleza del final de una vida terrenal. 

Más tarde, esa misma mañana, corté un ramo de algunas de las gigantescas amarilis rosadas que están floreciendo en mi jardín, las puse en un gran frasco y me dirigí a la casa de Christy. Aparqué en la entrada y, al acercarme a su puerta, la oí jadear y exclamar: «¡Michelle! Oh, Dios mío». Pensé que estaba reaccionando al enorme ramo que bloqueaba la vista de mis pies, hasta que abrió la puerta con cara de asombro y dijo: «Tienes que ver esto». Levantó su teléfono, donde un minuto antes me había enviado un mensaje de texto: «Michelle, ¿podrías pasar a visitarme hoy?».

RELACIONADO: La magia y la realidad de la intuición

Me reí a carcajadas y ella se unió a mí mientras nos abrazábamos. Pensé que la visita había sido idea mía, pero entonces pude percibir que nuestra conexión más profunda, la comunión de nuestros corazones, estaba quizás más concertada cósmicamente, convenciéndome de que había sido visitada por la inspiración divina unas horas antes, cuando recibí la idea de ir a ver a Christy. Lo que siguió fue una hora inolvidable juntas. Este precioso tiempo era exactamente lo que cada una necesitaba. Derramamos lágrimas de dolor y de alegría, contamos nuestras historias de otras muertes familiares, lo que resultó sanador para ambas, y cantamos juntas oraciones a Rosemary junto a su cama.

No había nada más importante que pudiera haber hecho ayer que escuchar esa voz interior y seguirla. La experiencia me trajo a la mente uno de mis pasajes favoritos de los escritos de Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe bahá’í, y a quien los bahá’ís recurren como ejemplo:

¡Oh tú, sierva de Dios! En este día, agradecer a Dios por Sus dádivas consiste en poseer un corazón radiante y un alma abierta a los impulsos del espíritu. Ésta es la esencia de la gratitud. En cuanto a la expresión de gratitud de palabra o por escrito, aunque es de hecho aceptable, con todo, al ser comparada con esa otra gratitud, es tan sólo una apariencia y es irreal, pues lo esencial son estos sentimientos del espíritu, estas emanaciones de lo más recóndito del corazón.

Un «alma abierta a los impulsos del espíritu». Eso es exactamente lo que quiero tener. Qué hermoso cuando nuestras acciones se alinean con lo que sirve a nuestro más elevado bienestar y al más elevado bienestar de los que nos rodean.

Por supuesto, se me ocurren muchas ideas que sin duda no están alineadas con mi verdadero propósito en la vida. Cuando decido ver demasiados episodios de un programa tonto mientras me meto galletas en la boca. Cuando peleo con mi marido sin motivo alguno. O cuando decido que es demasiado pesado devolver la llamada a un amigo o acudir a una reunión de la comunidad, o que necesito aconsejar a mi hijo cuando él nunca me ha pedido mi opinión. Tal vez otros se sientan identificados.

Puede ser difícil separar los impulsos de mi espíritu, la chispa divina dentro de mí, de los impulsos de mi ego, o naturaleza inferior, la fuente de mis decisiones con arrepentimiento. La clave parece estar en dónde me estoy enfocando. ¿Me dirijo a mis propios deseos y a mi comodidad, o me oriento hacia Dios? Los escritos bahá’ís sugieren que, si una idea llega a nosotros a través de la oración o la meditación, podemos estar más seguros de que es correcta. Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í, que ha expuesto y aclarado los escritos bahá’ís, explicó «No podemos distinguir claramente entre el deseo personal y la guía, pero si el camino se abre, cuando hemos buscado la guía, entonces podemos suponer que Dios nos está ayudando».

También podemos centrarnos en el servicio a los demás y en las necesidades de este mundo como forma de alinear nuestras acciones con los impulsos de nuestro espíritu. «Que tu visión abarque el mundo, en lugar de limitarse a tu propio yo», aconsejó Bahá’u’lláh. Cuando nos centramos en cómo podemos aliviar, animar o alegrar el corazón de otra persona, nos vienen a la mente muchas ideas de servicio, todas ellas dignas. Abdu’l-Bahá dijo:

… esforzaos para que vuestras acciones sean a diario hermosas oraciones. Volveos hacia Dios, y procurad hacer siempre aquello que es justo y noble. ¡Ayudad al pobre, levantad al caído, confortad al afligido, procurad remedio al enfermo, tranquilizad al temeroso, librad al oprimido, brindad esperanza al desesperad o, y albergue al desamparado!

RELACIONADO: ¿La intuición viene del alma?

Me parece una idea tan hermosa, que la acción y la oración pueden fusionarse. Nuestras acciones pueden convertirse en adoración cuando se ofrecen en servicio. Una última pista para saber si estoy obrando de acuerdo con mi mejor yo es cómo me hace sentir la acción. Actuar por el bien común y desde mi naturaleza superior trae alegría y felicidad. Aunque un acto de servicio puede ser difícil y requerir sacrificio y esfuerzo, su efecto es positivo y lo sentiremos en nuestro corazón. Abdu’l-Bahá explicó:

En este mundo estamos influidos por dos sentimientos: alegría y pena… No existe ser humano que no esté sometido a estas dos influencias; pero todos los sufrimientos y las penas que existen provienen del mundo material; el mundo espiritual sólo confiere alegría.

Esto describe ciertamente mi experiencia edificante cuando actué según el impulso de ir a visitar a mi amiga Christy. Ese impulso interior del espíritu resultó en alegría para ambas, a pesar de las difíciles circunstancias y la tristeza de prepararse para una separación física.

Me gustaría dedicar más tiempo a hacer cosas que se sientan así de bien. Espero ser capaz de escuchar con más claridad, y prestar atención, a estas «insinuaciones del espíritu… estas emanaciones desde lo más profundo del corazón humano». Quizás si más personas escucharan y sintonizaran con estos impulsos espirituales, podríamos crear mejores relaciones, comunidades más cercanas y un mundo más alineado con el plan amoroso y alegre de nuestro Creador para la humanidad.

También podría interesarte

Espiritualidad

Entonces, ¿cómo les enseño a mis hijos sobre espiritualidad?

Espiritualidad

Domando el animal interior: cómo evoluciona el yo inferior

Espiritualidad

La alegría de evitar una vida dedicada únicamente al placer


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.